HERPES ZÓSTER OFTÁLMICO

El zoster oftálmico es causado por la reactivación del virus Herpes Zoster, responsable de la varicela a menudo contraída durante la infancia, que infecta uno de los nervios de la frente y los ojos.

¿Dónde se instala el virus?

El Herpes Zóster puede infectar, con grados variables, pero a veces muy graves, los párpados, la conjuntiva, la córnea, la epiesclera, el iris y, más raramente, las capas más profundas del ojo, como la retina.

Lo que siente al comienzo de la enfermedad.
Picor y prurito en la frente pueden ser los primeros signos.

Lo que siente en la fase aguda de la enfermedad.
Hay una erupción de vesículas dolorosas en el cuero cabelludo, la frente y, a veces, en la punta de la nariz. Estas vesículas generalmente se acompañan de hinchazón de los párpados, enrojecimiento y dolor en el ojo y a veces una mayor sensibilidad a la luz con visión borrosa.

¿Cuáles son las complicaciones oculares de la infección?
La infección del ojo con el virus Herpes Zóster puede complicarse por la pérdida de la sensibilidad de la córnea, cicatrices de la córnea y dejar complicaciones tardías como glaucoma, catarata, uveítis crónica o recurrente. Estas complicaciones pueden afectar la visión, a veces de manera grave. Además, una neuralgia post-zonatosa puede desarrollarse más tarde.

¿Qué hacer si tiene algún signo de la enfermedad?
Ante la sospecha, se recomienda consultar a su médico especializado en oftalmología en emergencia.

¿Cuál es el medio de prevención?
La prevención mediante la vacuna contra el virus del Herpes Zóster es muy recomendable a partir de los 50 años. Disminuye 97% el riesgo de contraer la infección por este virus.

Utilizamos cookies propias ó de terceros para mejorar la experiencia de navegación en la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Aceptar  Mas información