CONSENTIMIENTO INFORMADO PARA UN TRATAMIENTO DEL IRIS CON LÁSER

Padece un riesgo de glaucoma agudo causado por la estrechez o el cierre del ángulo entre el iris y la córnea. Su oftalmólogo le propone un tratamiento de dicha afección con láser.

Este documento contiene la información sobre los motivos, condiciones, resultados, límites y riesgos del acto medical que se le propone.

¿POR QUÉ SE LE PROPONE UN TRATAMIENTO CON LASER?

Porque presenta una estrechez o cierre del ángulo entre la córnea y el iris. Dicho ángulo es el lugar por el que se evacua el líquido producido en el ojo. Si dicho líquido no puede evacuarse normalmente, aumenta la presión dentro del ojo, a veces muy rápidamente, tanto que las fibras del nervio óptico se quedan aplastadas. Lo que provoca dolores y una pérdida de la visión, a menudo irreversible, y según el caso, una desorganización anatómica del ojo.

La iridectomía con láser es el medio más apropiado para prevenir dicha situación.

EL TRATAMIENTO CON LASER

El láser utiliza una luz capaz de transportar una gran cantidad de energía, que será dirigida hacia un lugar preciso del iris para crear un agujero para ampliar el ángulo.

Se lleva a cabo la sesión en régimen ambulatorio. Se procede a la anestesia del ojo instilando unas gotas anestésicos. El paciente se queda sentado delante del aparato. Se aplica un cierto número de impactos láser interponiendo un cristal entre el aparato y el ojo.

La duración del tratamiento no excede los 10 minutos por sesión.

Durante el acto médico, se le pedirá guardar la calma y seguir estrictamente las instrucciones que le dé su oftalmólogo.

El tratamiento requiere 1 o 2 sesiones separadas por varios días o semanas.

EVOLUCION HABITUAL

En la gran mayoría de los casos, el paciente tolera bien el tratamiento y puede volver a su casa a penas se acaba la sesión y reanudar sus actividades habituales.

Los cuidados locales se limitan a la instilación de gotas y/o la toma de cápsulas según las modalidades preconizadas por su oftalmólogo.

En la mayoría de los casos, se obtiene una abertura duradera o definitiva del ángulo. El porcentaje de éxito es muy alto pero no calculable.

Un control será necesario cuando lo determine su oftalmólogo.

COMPLICACIONES DE ESTE TRATAMIENTO

Las complicaciones leves son las siguientes:

  • Se puede experimentar una sensación de deslumbramiento debida al tratamiento con láser mismo, la cual puede perdurar durante toda la sesión.
  • Dolor leve. De hecho, el tratamiento es poco o no doloroso pero algunas personas sensibles pueden sentir los impactos y sentir dolor. Se reducen entonces los parámetros de los impactos a un nivel mínimo eficaz y tolerable.
  • Un malestar debido a una caída de la tensión puede aparecer en las personas predispuestas. Dicho malestar desaparece rápidamente en posición acostada.
  • Una irritación de la córnea (queratitis superficial): rara, < 1/100, que se cura en unas 24 a 72 horas.
  • Un aumento transitorio de la presión ocular durante unas horas o varios días: Frecuente, tratado sistemáticamente y preventivamente con colirios hipotensores.
  • Una hemorragia, siempre transitoria, que puede crear un velo visual durante unas horas.

Dichos fenómenos no son peligrosos. Si está predispuesto a las caídas de tensión, señálelo por escrito abajo del presente documento y a su oftalmólogo.

Las complicaciones serias de este tipo de foto-coagulación con láser son tan excepcionales que no han sido evaluadas.

Se trata de la aparición de una reacción a distancia a los impactos láser:

  • Reacciones a distancia de los impactos de láser: Edema del centro de la retina y desprendimiento de la retina: Rarísimos y imprevisibles.
  • Impacto mal dirigido hacia el cristalino, provocando una opacificación del mismo, causando muy raramente una caída de la visión. Si el impacto se dirige accidentalmente hacia el medio del centro de la retina, puede reducirse definitivamente la visión. Este tipo de accidentes graves, rarísimo, puede sobrevenir en pacientes muy agitados, indisciplinados, que no controlan su mirada ni los movimientos de su cuerpo. Para evitarlo, se le pide mucha calma y doblegarse a las instrucciones durante la sesión.

LIMITES DEL TRATAMIENTO

Se trata de un medio terapéutico del que dispone su oftalmólogo para prevenir o limitar, en la medida de lo posible, los daños del glaucoma agudo.

Dicho tratamiento es menos eficaz si el ángulo irido-corneal es cicatricial como consecuencia de unas cerraduras anteriores que a veces pueden pasar desapercibidas.

Como todo tejido viviente, el ángulo irido-corneal puede reaccionar de manera variable, en el inmediato o durante los meses o años tras el tratamiento. Por tanto, dicho tratamiento no puede pretender evitar, ni categóricamente ni definitivamente, el aumento de la presión ocular a término medianamente largo.

Por lo tanto, se necesita, en algunos casos, seguir con un tratamiento médico o quirúrgico.

Dicho tratamiento no puede pretender mejorar el estado de la visión.

LAS PRECAUCIONES NECESARIAS

En caso de embarazo o amamantamiento, no se ha registrado ninguna complicación debida al tratamiento con láser, ni en la madre ni en el bebé por nacer.

Puede pedir una modificación en la toma de Aspirina o anticoagulantes a s u médico de cabecera.

En caso de duda, no dude en pedir información complementaria a su oftalmólogo.

DEBE CONTACTAR INMEDIATAMENTE A SU OFTALMOLOGO EN CASO DE

  • Dolor o fuerte sensibilidad a la luz.
  • Dolor, enrojecimiento, lagrimeo, secreción, hinchamiento del ojo o de los párpados.
  • Caída brutal de la visión.
Utilizamos cookies propias ó de terceros para mejorar la experiencia de navegación en la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Aceptar  Mas información