LA MANIPULACIÓN DE LAS LENTILLAS DE CONTACTO FLEXIBLES

Poner lentillas de contacto es poner un cuerpo extraño sobre la parte más sensible y delicada del cuerpo.

Las lentillas de contacto flexibles son fabricadas con técnicas y materiales biocompatibles de excelente calidad. Estas son puestas sobre millones de ojos desde los años 1970, sin problemas en la mayoría de los portadores. Una pequeña minoría tiene problemas, a veces graves.

Para aumentar la probabilidad de un uso de estas lentillas de contacto en largo tiempo y sin complicaciones, es aconsejable que siga las etapas y reglas expuestas aquí.

Lávese las manos con mucho cuidado y séquelas muy bien.

Prepare sobre una mesa limpia, desempolvada y fuertemente alumbrada, pañuelos de papel, hisopos de algodón limpios, un espejo magnificando puesto horizontalmente sobre la mesa, un bote de alcohol quirúrgico, el spray de suero fisiológico y los estuches de lentillas.

Para evitar confusiones, ponga el estuche de la lentilla de contacto derecha a su derecha y el estuche de la lentilla de contacto izquierda a su izquierda.

Limpie los estuches y sus dedos con el alcohol quirúrgico y espere, sin tocar nada, hasta que estén secos.

Mire bien el perfil de cada lentilla de contacto en su estuche. Su posición normal es con la convexidad hacia arriba. Si este no es el caso, deberá darle la vuelta por la cara cóncava con el hisopo de algodón (no con sus dedos!) antes de proceder a la etapa siguiente.

Con el hisopo, saque la lentilla por su cara convexa, ponga la sobre la pulpa de su índice. Si necesario,  abra la con el hisopo.

Ahora, con las pulpas de los dedos grandes de las 2 manos puestas en las raíces de las pestañas, separe sus párpados al máximo, inclinándose hacia el espejo y, mientras se mira en el espejo con los ambos ojos abiertos, ponga con una presión suave la lentilla de contacto sobre la parte coloreada de su ojo.

Si la lentilla de contacto se cae, se pliega o se da la vuelta, enjuáguela bien con suero fisiológico antes de volver a empezar toda la manipulación.

Para quitar las lentillas, siga las mismas precauciones de higiene preliminar. Después, con la cabeza inclinada sobre el espejo, los párpados separados al máximo y los ambos ojos mirando al espejo, pellizque suavemente, con la pulpa del índice y del pulgar, el borde inferior de la parte coloreada del ojo para plegar suavemente la lentilla de contacto y retirarla.

Tenga mucho cuidado: Cada día, el estuche de las lentillas vacilo se debe secar con un pañuelo limpio y limpiarse con alcohol quirúrgico.

  • Tenga mucho cuidado: Este estuche y el producto de limpieza se deben cambiar cada mes.
  • Tenga mucho cuidado: El uso de gafas de natación apretadas es obligatorio durante la natación.
  • Tenga mucho cuidado: Nunca debe guardar, más de 10 minutos puesta sobre el ojo, una lentilla de contacto causando signos anormales (molestias, lagrimeo, secreciones, sensibilidad a la luz, enrojecimiento etc.), aunque estos signos sean ligeros. En este caso, quítesela, enjuáguela con suero fisiológico y vuelva a ponérsela. Si las molestias no desaparecen, cambie la lentilla de contacto. Si aún así no mejora, no se ponga ninguna lentilla de contacto y pida directamente una cita URGENTE con su oftalmólogo.
Utilizamos cookies propias ó de terceros para mejorar la experiencia de navegación en la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Aceptar  Mas información